miércoles, 11 de julio de 2007

Leyendas Alhambra


Granada sin duda es una ciudad enigmática, no solo por las leyendas que alberga, su gran historia, los grandiosos monumentos y foco de inspiración de grandes artistas, como Gustavo Adolfo Bécquer, Federico García Lorca etc…

Según donde nos encontremos se puede contar una leyenda, un hecho histórico o científico.

Un ejemplo de leyenda que se le atribuye una componente científica de gran peso es la del reloj del sol. La Alhambra, toda en sí, puede considerarse como un gigantesco reloj de sol. Esto se debe a que a la hora del mediodía solar todas las dependencias quedan divididas justamente por la mitad debido a la sombra.
De la misma manera que en un reloj solar se puede seguir el paso de las horas por el corrimiento de la sombra, en la Alhambra es posible hacerlo en cada una de sus estancias, este hecho es más fácil observarlo en invierno.


También dicen de la Alambra que es la única construcción que no sentiría los grandes destrozos de un terremoto, ya que esta construida en un sitio privilegiado, en el cual no se perciben ondas sísmicas con tanta intensidad como en el resto de la ciudad. Dicen que los árabes la construyeron en dicho punto, tras un gran terremoto.


El nombre con el que se conoce este monumento, Alhambra, procede de la voz musulmana: al-Gal'a al-Hamrá, que significa "La Fortaleza Roja".
La nota curiosa viene cuando nos enteramos de que existe la certeza de que la Alhambra se elevaba blanca y brillante .Así pues: ¿Por qué era conocida por su color rojizo?
La razón más aceptada es la dada por el escritor Ibn Al-jatib, que cree hallar el motivo en su apresurada construcción. Debido a esta prisa, eran muchos los obreros que intervenían, y dícese que el color rojo provenía de sus hachas brillando al sol. Así mismo, por la noche se encendían fogatas para iluminar los trabajos de construcción, lo que también daba un aspecto rojizo para quien la observase desde la Vega de Granada.


Otro dato curioso es que no es una leyenda, si no un hecho históricamente demostrado. Es un azulejo en la puerta a la Sala de Mexuar, entrada a los Palacios Nazaríes, existía un azulejo en el que podía leerse: "Entra y pide. No temas pedir justicia, que hallarla has". Se explica esta frase por la cualidad judicial que poseía el sultán en su época, y conocidas eran sus justas e imparciales sentencias.



Otro leyenda es la Silla del Moro. Más allá del Generalife observándolo desde la Alhambra, se puede observarse una colina que está coronada por unas ruinas, esta es conocida por la Silla del Moro. Se llama así debido a una insurrección en la Ciudad de la Alhambra, el rey Boabdil ,último gobernante de la Granada musulmana, tuvo que buscar refugio en este monte. Fue desde allí donde se sentó tristemente a contemplar su amotinada Alhambra.


El Suspiro del Moro: Tras arrebatar el último reducto de la dominación musulmana a Boabdil, el rey moro y su séquito fueron desterrados de Granada y les fue cedido un pequeño territorio en las áridas Alpujarras, donde aguantarían aún unos años.
La caída de Granada se debió a la despreocupación de Boabdil por la defensa de Granada y su afinidad a las fiestas, el ocio y las orgías. Es en el momento de la entrega de la llave de la ciudad a los Reyes Católicos, cuando Boabdil rompe a llorar, y será su propia madre quien le dirá: "No llores como mujer lo que no has sabido defender como hombre".
Camino a su destierro, Boabdil no osó girar la mirada hacia Granada, y sólo cuando estuvo a mucha distancia, sobre la colina conocida por El Suspiro del Moro se detuvo y observando por última vez su palacio y suspiró.

3 comentarios:

lenita dijo...

como me gustó granada,, es una de las cosas que realmente merece la pena ver¡¡ la alhambra es impresionante y perderte luego por las callejuelas colindantes,,

a propósito de leyendas, me suena también una sobre un moro que se enamoró de una cristiana y la encerró en una de las torres, pero no me acuerdo muy bién.

besos

yaves dijo...

que leyendas más chulas, me ha encantado leerlas, lo de Boabdil lo sabía, de hecho me lo recordó un guía en tunez (será que aun hay requemor por el territorio perdido o algo), también me suena una que no me acuerdo bién, sobre encontrar novio en uno de los patios o que las mujeres que se van a casar van..nuse, aver si sabes cual es, que tengo la memoria de los peces.
bessos

María (Luna) dijo...

Si eso es si tocas un arbol que hay en los jardines