miércoles, 21 de noviembre de 2007

Blancas Meigas (V)




Cuando apenas habían caminado un rato, escucharon unos ruidos extraños entre la maleza, justo delante de ellas. En ese preciso instante se detuvieron. Casilda agarro del brazo a Rosa y le pregunto:

- ¿No será lo que vimos la otra vez?
- Casilda, no creo. La otra vez no escuche nada.

Flora preocupada grita agitando los brazos:

- ¿Quién hay ahí?

Se escucha la maleza moverse con mucha más fuerza y aparece un zorro joven. Pega un brinco hacia ellas, las huele y dice:

- Soy yo.

Ellas quedaron inmóviles ante aquella escena. Un zorro las estaba hablando como si tal cosa, pero sabían que todo podía pasar. Flora muy nerviosa le vuelve a preguntar:

- ¿Tú? Eres un zorro del monte. ¿Acaso tienes nombre?
- No, no tengo nombre. ¿Es acaso importante ahora? ¿Sois las meigas blancas del la comarca?. Si, seguro. Me avisaron que os pasaríais pronto. Contesto el zorro.

Muy dulcemente Rosa se agacha, para poder mirar a los ojos al zorro, le acaricia suavemente y le pregunta:

- ¿Cómo, que si somos meigas? ¿Qué te han dicho? Puedes explicarnos mejor.

- Si, por supuesto. Las criaturas del bosque me dijeron que os debía de dar estas instrucciones, para salvar los dones de Flora, ya que sin ellos, no podréis ser del clan de blancas meigas del norte de España, en total sumareis siete, si todo sale sobre lo previsto. Si el círculo no esta completo, abra un gran desastre y bastante tenemos ya con todos los males y enfermedades que pueblan estas tierras. Os necesitamos más de lo que pensáis.
Me dijeron que os enseñara donde esta el medallón de la luz y entregaros la receta para que deshagáis el maleficio de Lola.
Pero esto no es tan fácil ya que tendréis que esperar el momento oportuno, este será dentro de dos semanas para ser exactos.
De todos modos las hadas y demás criaturas os ayudaran de una forma espiritual, ellas están, organizándolo todo.

Casilda no muy sorprendida de que un zorro hablara le comenta:

- No te preocupes amigo zorro. Haremos caso de tu consejo. Pero ya que lo sabes todo podías decirnos; ¿qué es lo que hay aquí? Hace unos días vimos una sombra o algo desconocido para nosotras, un poco más arriba de la ladera.

- Mmmm, no sé muy bien de que me hablas pero puede ser algún ser maligno o alma descarriada. No tengo ningún conocimiento de ello, la verdad. Si no os ataco, no le deis importancia igual eran imaginaciones vuestras.

Por lo que Casilda le responde más tranquila:

- Puede ser que nos pareciera ver algo y no lo fuera. Muchas gracias amigo zorro. Nos has sido de mucha ayuda. Ahora si puedes guiarnos hasta el medallón y darnos la receta.

- Por su puesto. Contesto el zorro.


El zorro les llevo hasta el medallón e hizo entrega de la receta, como le dijeron las hadas y demás criaturas del bosque. Estas esperaron el tiempo necesario para poder llevar acabo la contraposición del hechizo.




El cielo estaba encapotado y anunciaba tormenta, las tres futuras blancas meigas, se adentraron en el bosque con la intención de ir a casa de Lola. Rosa y Casilda habían tenido que desplazarse hasta el pueblo de Flora por lo que estaban muy cansadas.

Cuando llegaron al hogar de Lola, se percataron de que no había nadie. Pues no había luz y la chimenea no anunciaba con su humo que alguien intentaba calentar la casa o calentar algún puchero.

Buscaron una ventana abierta para poder entrar y así lo hicieron, Flora deposito al hechizo debajo del colchón de la única cama que había. Al salir comprobó que la ventana, quedaba de la misma manera en la que estaba. Y dijo:

- Bueno, ya esta por fin. Podemos irnos cuando queráis.




Cerca de la medianoche Flora estaba cerrando las contraventanas de su hogar, a penas podía dormir ya que tenía un nerviosismo inusual. Cuando cerraba la última ventana se le apareció un ser de luz, era un hada pero esta era más grande de lo normal. No se la podía confundir con ninguna luciérnaga. Se acerco a su oído y la susurro:

- Querida Flora, todo ha salido como lo esperado, ahora deberás colgarte el medallón durante más de una semana. Esa es la única manera de que tus dones vuelvan a ti. De todos modos haremos una prueba ahora mismo, pero no será como la que te hizo esa mala pécora.
Túmbate, cruza los brazos en X y descansa tus manos sobre los hombros. Deberás repetir conmigo; “Todo lo que soy que vuelva a mi”, repítelo cuantas veces haga falta e imagina como un haz de luz, vaga desde la casa de Lola hasta tu hogar. Como estarás cansada, mañana intenta hacer cualquiera de tus ejercicios Zahorí o con los cristales, y es ahí cuando sabrás si todo ha salido bien.

Así lo hizo, pero cuando estaba en el río vio algo muy extraño; era como una sombra negra vaporizada. En ese preciso instante se acordó que sus amigas del alma o hermanas de sangre le habían contado.
La sombra comenzó coger volumen y comenzó a rodearla. Flora atemorizada comenzó a correr muy aprisa en dirección a su casa. Cuando llegó miro atrás y volvió a ver la sombra como se acercaba a ella en ese momento grito:

- ¡Basta! ¿Quién eres? ¿Qué quieres?

La sombra no podía hablar pero si comunicarse mentalmente:

- Soy lo que queda de un alma en pena, no sé quien soy, ni lo que hago aquí. Sé que eres la única que me puedes ayudar junto a tus hermanas. Mi cuerpo esta en la ladera del hielo y nadie sabe mi paradero. Al amanecer nunca sé quien soy, sin embargo por la noche me atormente mis recuerdos si algo queda de ellos y necesito descansar en paz y dejar de vagar perdido entre las sombras.

- ¿Qué puedo hacer por ti? Pregunta Flora.

- Un entierro digno.

Después de este encuentro, Flora comprendió que había recuperado sus dones y es más ya sabía cual era su misión en la vida. Todo había surgido muy deprisa pero había aprendido más en un mes que en toda su corta vida. Se instruyó en una de las lecciones más importantes de su vida y desde entonces nunca más cometió un error fatal, gracias a su gran prudencia.




Esta es la historia de cómo las meigas blancas del norte comenzaron su aventura en las Tierras Mágicas. Solo conozco esta parte, pero me contaron que había otras cuatro más: Lucía, María Isabel, Lucrecia y Azucena. Estas al cumplir los 25 años se unieron y pudieron sanar, ayudar y escuchar a todo aquel que se lo pedía.

Sé que cuando empezó la dictadura del Generalísimo Franco, las echaron del norte de España. Cuentan que aún tres de ellas viven en algún lugar de este país, pero quien sabe si habrán regresado a la comarca.

En los alrededores de su pueblo natal, cuentan que en las noches de luna llena se ve un fuego en lo alto del monte del Cuervo y las vulgares lenguas afirman que son las meigas blancas o sus antecesoras intercambiándose las nuevas recetas milagrosas que hundirían a cualquier empresa farmacéutica.

Desde que me contaron esta historia cada vez que veo luciérnagas en las noches cálidas de verano, me acerco a ellas, abro la mano para dejar que se posen en esta y las susurro: “Todo lo que soy que vuelva a mi… Sé que sois vosotras; las hadas del bosque. No me engañaréis jamás”.



Este cuento se lo dedico a mis primas hermanas pequeñas: Paula y Almudena.


---------------------------------------------------------------------------------------------------------------







PD: Estoy intentando subir el diseño que hice pero me es imposible. Espero que sea pronto. (Tampoco es algo fuera de serie)

28 comentarios:

María (Luna) dijo...

Hola:

Ya termino este cuento.

Gracias y ya sabeis acordaros de las hadas cuando veais luciérnagas.

;-)

Besos de mariposa.

pequeña dijo...

Buenas!!

Me ha encantado el detalle final de crear realidad en el cuento, y de ver las hadas en las luciernagas.

El diseño está muy chulo, me gusta más que los otros cuatro. Aunque el cuarto tb te quedó muy bien.

Besicos.

yaves dijo...

Dan ganas de que llegue el verano y ver hadas, perdón luciérnagas jeje ;-)
Me ha gustado mucho el cuento.
bessos

P y R dijo...

Lo conseguiste María, muy bien. Tus primas estaran encantadas.
Siento lo que te pasó, se que no acabo tan bien. XOXX

ADM-APS

María (Luna) dijo...

Nenas y Nenes:Los tres (mejor dicho los 4) habeis puesto el mensaje a la misma hora....Ja,ja,ja...Que fuerte. Os quiero por que estaba un poco triste no veía ningun mensajito.

Besos

La Dulce Pena dijo...

María, no sé como lo has hecho... pero has logrado ilusionarme, has logrado emocionarme...

La frase del final, “Todo lo que soy que vuelva a mi… Sé que sois vosotras; las hadas del bosque. No me engañaréis jamás”, ¡¡sublime!! Por pura casualidad, ha empezado a sonar en mi PC, El Silencio de La Noche, una canción, super triste.. pero que su música me ha hecho de Banda Sonora para acabar de leer el cuento, que si cabe, lo ha hecho aún más impresionante...

¿Quién iba a suponer que iban a ser siete? Muy buen... a buscar luciérganas, quizás, sólo quizás, yo también tenga poder...

Bss...

Tasi dijo...

Holaaaaa
Precioso tu blog y muchas gracias por tu comentario y tus palabras, y aunque tienes razon... como bien sabras por que lo has pasado...es dificil romper y tengo alguna esperanza en que esto se arregle. MUCHAS GRACIAS

María (Luna) dijo...

La dulce pena....Pues en el norte hay bastantes. Siempre jugaba con ellas de pequeña pero nunca las matabas. Soy incapaz de matar hasta las moscas, no por ser buena persona si no porque sé que viven poco y me da no sé que, ser tan cruel. Además imaginate que fuera verdad lo de la rencarnación...Ufff...Igual te cargas a tu tio....Ja,ja,ja

Mi dulce pena, ¿sabes? Echaba tanto de menos tu comenatrios. Que ganas tengo de verte en Málaga, junto a tu chica claro y Padi, vaya que le siente mal que diga algo de eso.

Muaks! Besos

Tasi: A mi me pasa igual...Que horror ¿Verdad?

Besitos

juan rafael dijo...

Pues ha tenido un final feliz, menos mal.
Muy ecológico el cuento.

La Dulce Pena dijo...

JAJAJA, Padi, va a su bola.. jaja.

Sabes, yo también tengo ganas de verte, tengo ganas de conocerte... Muchas gracias por tus palabras... ;)

Bss, Luna Mía!

PD: ¿Y porqué echabas de menos mis comentarios?

María (Luna) dijo...

La dulce pena: Pues por que me alegran un monton y siempre me animas mucho.

Bss

Juan Rafael: Ja,ja...Vaya comenatario...Si te veo te rasco tu linda cabecita. ¿Ecológico?...Ja,ja.Besos

La Dulce Pena dijo...

Jo!! Cielo, que cosas más bonitas me dices... ;)

Tú sabes que yo haría cualquier cosa, por hacerte sentir mejor... Y si con mis palabras, te alegro, y te animo... ya puedo estar tranquilo...

Muchas gracias...

Luna Carmesi dijo...

Sin querer relaciono el zorro hablador con tu estancia en Ibiza...
jijiji (es broma)

Te imaginas que terminases asi:
"- ¡Basta! ¿Quién eres? ¿Qué quieres?"
(Continuara en la proxima temporada)

Diosssssss
Insoportable!
Besos.

María (Luna) dijo...

Luna carmesi: Ja,ja,ja
Sería horrible mi cuento no es muy bueno. Pero eso es infinitamente peor...Ja,ja,ja.

Besos


Dulce pena: Estate tranquilo...Je,je

;-)

blumun dijo...

Bonito relato, y de ecológico, que dice Juan Rafael, tambien tiene su parte. Puesto que las meigas blancas, usan para curar productos de la madre tierra. Ellas no estan contra la industria farmaceutica, al contrario si. En Suiza, por ejemplo, ya se permite la ayuda de naturópatas en la seguridad social. Pero en España, cualquiera que desee trabajar la salud de forma "no convencional", se encuentra con cantidad de problemas para legalizar su consulta. Y muchos de los productos que los naturópatas recetan, tienen que pedirlos a Francia o a Suiza, aquí estan prohibidos. ( Fijaos que no digo que los pidan al Congo, estoy diciendo paises mucho más avanzados en todos los sentidos, que España. Aquí la industria farmaceutica es muy poderosa y no quieren abrir otras formas. Lo que costó que la homeopatía se vendiera en farmacias). Bueno, es que conozco algunas integrantes de este maravilloso mundo de meigas, o mujeres de luz. La verdad, es que lo has relatado, como si lo vivieramos desde dentro, muy bien.
No esperes a las luciernagas, en verano, eso de " Todo lo que soy que vuelva a mi", se lo puedes pedir a la luna, a la madre tierra, o simplemente cerrando los ojos, se lo pides a Dios.
Me ha gustado mucho tu relato, bien escrito, muy bien descrito, con suspense e interés, y con una dosis de respeto sencillamente maravilloso. Gracias por compartirlo aquí.
Besos.

María (Luna) dijo...

Hola: De nada Blumun y gracias a ti (tb por que nos informas continuamente de nuesvas noticias y me chifla la forma de contarlo)...Respeto mucho lo que dices, porque sueles tener razón siempre en lo que nos relatas... Pues tienes razón Juan Rafael esta en lo cierto no lo había visto desde ese punto de vista.
Te haré caso no esperaré al verano. Je,je

;-)


Besos

Besos

La Dulce Pena dijo...

Cielo, he actualizado el Rincón... ;)

jeje

Angel dijo...

El cuento genial, y además en partes, como una serie jejeje. Y del diseño, el último es el que más me gusta.

Navarro dijo...

Siempre me acordaré de este cuento, gracias María.
Y espero el diseño que seguro que será muy bonito xD
abrazos y besosss

María (Luna) dijo...

La dulce pena: Ya voyyyyyy

Angel:
Gracias, tu nombre te viene que ni piintado ya lo sabes. Besos (Espero tu actualizacion bueno ahora miro)

Navarro:Cariño el diseño lo puse ya.¿no querías que te hiciera uno? A ver si te mando correo.


Besos a los 3

Nómada planetario dijo...

Estoy como decimos por aquí 'guarnío'(fundido), todo el día metido en el archivo buscando datos de 1916 en unos periódicos escaneados miserablemente a 75 pixels casi ilegibles, prometo leer mañana el relato con detenimiento. Leche de investigación histórica

Saludos.

Navarro dijo...

Xiguita, antes no podía ver el diseño ahora ya sí.
Y como te dicho mil veces, me quedo loco mirando tus obras de arte xD
Sobre el diseño que deseo, ya te mando el mail. Muchas gracias de antemano!!!
Un besito pa tu rostro jeje xD

PIER BIONNIVELLS dijo...

QUE BONITOOOOOOOOOOOOOOOOO..

Me ha gustado un mogollon.. es un cuento para pensar y refexionar.. dond el bien y el mal se enfrenta.. y a la final son solo las cosas buenas que salen a la luz y se quedan..

Soy fanatica d elas hadas, fantasmistas y todo ese msiterio que las rodea.. y este cuento me ha hecho imaginar cosdas fantasticas.. como cuando era niñas.. me quedo con tus ultimas lineas.. que me han sorprendido mucho y me ha gustado:

Todo lo que soy que vuelva a mi… Sé que sois vosotras; las hadas del bosque. No me engañaréis jamás”.


cada vez que vea alguna luciernaga dire lo mismo que tu...

abrazos.. que cuento tan nais...

María (Luna) dijo...

Nómada: Hay pobre tu tranquilo. El cuento no se va a quitar.Que tengas suerte en tu proyecto histórico. Besos

Navarro: Gracias espero tu e.mail

Pier: Abrazos par ti.Mil gracias, me alegro que te haya gustado

Besitos

carlota dijo...

A ver, hija, que haciédote el comentario se me fue la conexión, y como no sé si se habrá publicado o no, te lo vuelvo a escribir: te decía que precioso final, lleno de sorpresas, símbolos y buenas vibraciones...una pregunta: hablas que el cuento se desarrolla en el Norte de España...se podría saber en que lugar más o menos...jaja, curiosidad malsana, pues yo soy de esa zona, aunque no creo que de la parte que tú describes...bueno, si se puede me lo cuentas. Besitos, guapa.

María (Luna) dijo...

En realidad debería ser Galicia. Pero no...Es Santander.

Padi dijo...

Muy buen final a la historia, me ha gustado mucho, y sí, es cierto que a veces es mejor cometer un gran error para no volverlos a realizar más.
Saludos.

El Ángel del Dulce Dolor dijo...

No me suele pasar, hay pocas cosas que lo consigan, y tú lo has conseguido: me he quedado sin palabras. Llevo varios minutos intentando comentar algo coherente y no me sale nada más, lo siento. Sencillamente... todo lo que diga es poco, a sí que, si me lo permites, ni lo intento.