lunes, 10 de marzo de 2008

¿Cuál eres Tú?






Una hija se quejaba con su padre acerca de su vida y de cómo las cosas le resultaban tan difíciles. No sabía como hacer para seguir adelante y creía que se daría por vencida. Estaba cansada de luchar. Parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.
Su padre, un chef de cocina, la llevó a su lugar de trabajo.Allí llenó tres ollas con agua y las colocó sobre el fuego.En una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la última colocó granos de café.Las dejó hervir, sin decir palabra.
La hija esperó impacientemente, preguntándose qué estaría haciendo su padre.
A los veinte minutos el padre apagó el fuego. Sacó las zanahorias y las colocó en un tazón. Sacó los huevos y los colocó en otro plato. Finalmente, coló el café y lo puso en un tercer recipiente.
Mirando a su hija le dijo: "Querida, ¿Qué ves?"; "Zanahorias, huevos y café" fue su respuesta.
La hizo acercarse y le pidió que tocara las zanahorias, ella lo hizo y notó que estaban blandas.
Luego le pidió que tomara un huevo y lo rompiera. Luego de sacarle la cáscara, observó el huevo duro.
Luego le pidió que probara el café. Ella sonrió mientras disfrutaba de su rico aroma.
Humildemente la hija preguntó: - "¿Qué significa esto, padre?"
Él le explicó que los tres elementos habían enfrentado la misma adversidad: agua hirviendo, pero habían reaccionado en forma diferente.
La zanahoria llegó al agua fuerte, dura; pero después de pasar por el agua hirviendo se había puesto débil, fácil de deshacer.
El huevo había llegado al agua frágil, su cáscara fina protegía su interior líquido; pero después de estar en agua hirviendo, su interior se había endurecido.
Los granos de café, sin embargo eran únicos: después de estar en agua hirviendo, habían cambiado el agua. "¿Cuál eres tú, hija?, cuando la adversidad llama a tu puerta, ¿cómo respondes?", le preguntó a su hija.
¿Eres una zanahoria que parece fuerte pero cuando la adversidad y el dolor te tocan, te vuelves débil y pierdes tu fortaleza?
¿Eres un huevo, que comienza con un corazón maleable, poseías un espíritu fluido, pero después de una muerte, una separación, o un despido te has vuelto duro y rígido? Por fuera te ves igual, pero ¿Eres amargada y áspera, con un espíritu y un corazón endurecido?
¿O eres como un grano de café? El café cambia al agua hirviendo, el elemento que le causa dolor. Cuando el agua llega al punto de ebullición el café alcanza su mejor sabor.
Si eres como el grano de café, cuando las cosas se ponen peor, tú reaccionas en forma positiva, sin dejarte vencer y haces que las cosas a tu alrededor mejoren, que ante la adversidad exista siempre una luz que ilumina tu camino y el de la gente que te rodea. Esparces con tu fuerza y positivismo el "dulce aroma del café".
¿Y tú?, ¿Cuál de los tres eres?


21 comentarios:

juan rafael dijo...

Elijo el huevo, que de lo que se xome, se cria.

María (Luna) dijo...

Ja,ja,ja

Pues yo con el café ;-)

Bxx

La Dulce Pena dijo...

Muy bueno... yo no sé que soy... :(

Igual soy zanahoria... porque café lo dudo...

Muchos Bss

Nómada planetario dijo...

Decía alguien que el mejor afrodisíaco era el agua caliente, porque pone los huevos duros y abre las almejas.
Buenos chistes de caminonero aparte, me temo que a veces uno termina reblandecido y otras esparces algo de sabor en tu entorno.
Buena historia, me acordé de ti en Córdoba, en el patio de La Luna.
Intermitencia de visiones desde una bola de cristal soterrada.

María (Luna) dijo...

Dulce Pena: Buff, pues yo tampoco sé que eres...Si no lo sabes tú. Yo creo que si y sino ya lo sabrás.

Nómada Planetario:Prfiero ser café, pero aún está por ver.
¿Una bola de cristal soterrada? A ver si me lo exlicas.

Besos desde madrid para mi dos andaluces más salaos...(Queda bien eh?)Pero me temo que soys más dulces que salaos.

Ladrón_De_Versos dijo...

Sin duda alguna soy el café, aunque tengo algo de la zanahoria y el huevo. Me ha gustado, pero me gustó más el anterior cuento Zen, el del anillo de oro. Saludos y hasta tu próximo post. Muaksssssssssssssss!

susana dijo...

Me encantó la enseñanza, yo soy café, lo tengo claro, hace un tiempo tendía a ser huevo, pero de repente todo cambió , ahora soy un paquetito de café cordobés jejeje, cada dia, me gustó tu blog, bonito diseño por cierto, besos su

María (Luna) dijo...

Ladrón: Puse ente cuento por que me venía como anillo al dedo. besos

Susana: No solo no eres un grano, sino el paquete entero...Je,je, eso esta muy bien ¿no? besos

pequeña dijo...

Creo que unas veces soy huevo y otras zanahoria. Pero a partir de hoy voy a intentar ser siempre café.

vienen bien estos relatos.

Un besillo.

Luna Carmesi dijo...

Me gustaria ser cafe...
Pero en fin... Igual soy ColaCao, porque a veces necesito que me agiten...
aiinss...

Besos.

María (Luna) dijo...

Pequeña: en eso estoy tb yo. veremos...

Luna: Ja,ja,ja...Pues nada ¿quieres que te agite un poco?

Besos a las dos

Javier Botet dijo...

Maldita sea, eras tú y ni me enteré. Te conocí en el rodaje y ahora me entero que eres esta María.
Nadie dijo nada, claro. Pues nada, ya nos conocemos, un beso y gracias por hacerlo genial (todo lo que haces), bye.

María (Luna) dijo...

Ya cariño, tengo tantas cosas que contarte...Quedamos cuando quiera, además, no solo por el rodaje, el feeling, y que soy compi de escuela de MAnuela sino por mucho más...temando correo con mi telf...Y nos vemos.

Javi...Tronco, eres el mejor, sino fuera por ti, esa escena nunca la hubiera rodado por ti...Te quiero tio, te quiero al menos como colega, y mis colegas serán los tuyos...Ja,ja,ja...que alegría verte por aqui, mañana te mando crreo.

Javier Botet dijo...

Pues mandamelo, si señorita.

Nómada planetario dijo...

Pues lo de la bola de cristal soterrada son como visiones de una realidad paralela, a veces soñada que se intersecta con la material. Vienen a ser flases de un plano por reescribir.
Un beso desde un Sur con olor a Semana Santa, eso sí no me busques con el capirote ni nada de fervor cofrade o similar.

María (Luna) dijo...

JOder ya ves...Parecen del KUKUS puñetas

;-)

yogurin dijo...

Pues no sé cual soy. Supongo que según la ocasión soy uno u otro.

María (luna) dijo...

Ja,ja...Supongo que el tiempo te lo dirá.

Carmen* dijo...

Hola!

Pues yo sería una mezcla de todo, saldría un cocido muy raro... jeje
Pero si alguna destaca, quizá sea el huevo... =D

Gracias por pasarte! Qué ilusión, por fin tengo comentarios!! jeje

No, yo no soy nada de buena. Como mucho soy principiante mediocre, pero ya mejoraré jeje

Me encantaría compartir la silla de las mejores contigo, claro que si! Pero por ahora solo tu eres digna de ocuparla... =D

Por cierto, ¿Cómo se ponen los link en el blog?
Es que quiero poner los blog que visito pero no se como se hace.
No se si me entiendes... jeje

Por cierto no se que pasa a la invitación que me enviaste, no se puede ejecutar.

Y tal... uf! Que comentario más largo!

Un besazo guapa!

______***Carmen

Gonzalo dijo...

Por desgracia, soy como la zanahoria, ojalá pudiera ser como el café, no creo que pueda nunca, ya dejé de intentarlo, me aburrí

María (luna) dijo...

Carmen: Para poner los link debes de ir a configuración, y añadir una lista de links,en un menú que sale a la derecha a ver si luego lo miro bien. Y te lo digo por tu blog. Besos

Gonzalo: Pues no te aburrasssssss. Sigue intentandolo

Besos