lunes, 25 de agosto de 2008

Lección de Vida



Había un hombre que tenia cuatro hijos. El buscaba que ellos aprendieran a no juzgar las cosas tan rápidamente; entonces el envió a cada uno por turnos a ver un árbol de peras que estaba a una gran distancia.
El primer hijo fue en el Invierno, el segundo en Primavera, el tercero en Verano y el hijo más joven en el Otoño.
Cuando todos ellos habían ido y regresado, los llamó y juntos les pidió que describieran lo que habían visto.

El primer hijo mencionó que el árbol era horrible, doblado y retorcido.
El segundo dijo que no, que estaba cubierto con brotes verdes y lleno de promesas.
El tercer hijo no estuvo de acuerdo, el dijo que estaba cargado de flores, que tenia aroma muy dulce y se veía muy hermoso, era la cosa mas llena de gracia que jamás había visto.
El ultimo de los hijos no estuvo de acuerdo con ninguno de ellos, el dijo que estaba maduro y marchitándose de tanto fruto, lleno de vida y satisfacción.

Entonces el hombre les explicó a sus hijos que todos tenia la razón, por que ellos solo habían visto una de las estaciones de la vida del árbol.
El les dijo a todos que no deben de juzgar a un árbol, o a una persona, solo por ver una de sus temporadas, y que la esencia de lo que son, el placer, regocijo y amor que viene con la vida puede ser solo medida al final, cuando todas las estaciones han pasado.
Si tu te das por vencido en el invierno, habrás perdido la promesa de la primavera, la belleza del verano y la satisfacción del otoño.

Moraleja: No dejes que el dolor de alguna estación destruya la dicha del resto. No juzgues la vida por solo una estación difícil. Persevera a través de las dificultades… mejores tiempos seguramente vienen por delante.
........................................................................................................................
Desde aqui mando muchos besos a mi abuela María...Descansa en paz, siempre te recordare y que sepas que te quiero mucho. Creo que vivir un siglo es algo maravilloso pero aún no puedo creer que no estés aqui, te veía inmortal. Siento abuela no haber podido ir a tu funeral , ya que estoy en Hungría. Lo siento...Nunca te olvidaré abuelita.

15 comentarios:

María (Luna) dijo...

Ayer me dijeron que mi abuela había abandonado este mundo. Su corazoncito dejo de palpitar a las 7.00 de la manana del sábado. pero mis padres no me lo habían podido decir.

Mi abuela María el pasado 14 de Junio cumplió 100 largos y bonitos anos. Asi que tampoco puedo estar muy sorprendida, pero no puedo evitar estar triste, ya nunca más podré darla un beso y sentir su olor.

Espero superar esto pronto...Porque mi abuela encesitaba descansar y no debo de estar triste.

Esta noche no he podido a penas dormir...

En la foto no salgo yo, pues fuí la que la hice.

No hice diseno, ya que aqui no tengo Photoshop.

Besos a todos y en especial a mi abuela María Antonia Ramos. (Natural de Badajoz)

María (Luna) dijo...

Ah, esta foto es del 14 de Junio, su cumpleanos.

La Dulce Pena dijo...

María, te acompaño en el sentimiento... lo siento, de verdad, yo perdí a la mía hace un par de meses, y pronto será el primer año desde que murió mi abuelo, sé lo que se siente...

Es duro, pero, debemos salir adelante por ellos, así podrán estar orgullosos de nosotros....

Besos, y sé fuerte!

María (Luna) dijo...

Hola:

Gracias, a ver es que no queda otra. Además cuando hay una muerte de alguién que a penas ha vivido aún fastidia más...La mía ha tenido una vida para aprender de ella, mira la familia tan grande que tiene y faltan algunos. Y no solo por eso sino por la moderna,genial y buena persona que era.

Pero esta claro que mi abuela acababa de cumplir 100, hacia dos meses y pico...Y la pobre ya no podía hacer lo mismo de siempre...Se estaba marchitando. Me da mucha rabia eso si. Tendré que comprender que era lo mejor...Tiempo al tiempo...Aunuqe como me fastidia ahora...En fín

Siento tb lo tuyo, joder menuda racha.

Besos Dulce Pena

Nómada planetario dijo...

Lo siento María, la figura de los abuelos es algo especial, hay como otro cordón umbilical de sentimientos con ellos.
No importa que no hayas podido ir al entierro, seguro que ella ha podido enviar su deseo desde allí.
Un abrazo.

María (Luna) dijo...

Ya, ufff...En fín. De todos modos creo que si hubiera ido me hubiera dado un patatus.

Ya me encuentro algo mejor, menos mal...Muchas gracias.

Ah...Se me olvido contestarte un mensaje en hotmail, pero es que tengo un caos con el regreso a Espana...Casa nueva etc

Bueno y me robaron la documentación, ya os contaré.

Besos

carlos dijo...

Hola, María. Me alegro de que vuelvas a escribir en el blog -se te echaba de menos-, aunque a la vez siento que sea con este motivo.
Te comprendo perfectamente en lo que expresas. Como bien dices, cuando fallece alguien centenario no hay lugar para la sorpresa ni siquiera para el lamento, pero si ese alguien es una persona cercana y especial sí nos invade inevitablemente la tristeza de la despedida, de separarnos físicamente de alguien a quien queremos. Desde la óptica positiva, lo que tú apuntas: te queda la satisfacción de haber conocido a una buena persona y el recuerdo de lo que habéis compartido.
Un besote y no nos vuelvas a dejar tanto tiempo sin poder leerte, anda.

juan rafael dijo...

Yo ya no tengo abuelos y sólo conocí a dos: será porque las mujeres viven más tiempo, como tu abuela.
En fin, lo siento.

Sergio dijo...

¡Lo siento mucho María! Vuelvo de vacaciones y me encuentro esto...

A mi me pasó algo similar con mi bisabuela, el día de mi cumpleaños.

Tienes un detalle en mi blog. ¡Besos y abrazos!

naturline dijo...

Le acompaño el sentimiento, quería felicitarle por la metáfora tan bonita que ha escrito, reciba un cordial saludo

La_EsPeCtAdOrA dijo...

maria un beso nena..

Lia dijo...

Mi muy sentido pésame María, sé lo que se siente perder una abuela muy querida, yo la perdí hace 10 años a mi abuelita materna, era como mi segunda madre, hasta el día de hoy no la puedo olvidar, converso en soledad con ella. Alguien me dijo una vez que las abuelas son nuestras madres por partida doble. Ella se fue con 95 años de edad. En el cielo ya estarán conociendo nuestras abuelita. Yo ya no tengo abuelos, ni papá, mi padre murió muy joven, hace 25 años, repentinamente.

DIONI dijo...

siempre adelante, no queda otra...

alas de vida dijo...

ahora ella está en la luz, allí donde la esencia del alma brilla con toda su intensidad,
Me ha encantado la historia, creo que todos somos así, como ese árbol, ya que la mayoría de veces nuestras emociones dejan tantan cicatrices en nuestro día día que muchas veces parecemos retorcidos y sin alma, aunque siempre somos los mismo, seres humanos..
besos

el angel de las mil violetas dijo...

Lo siento mucho...acabo de descubrir tu blog saltando desde el de Taciturna, y prometo volver.

Besos y felicidades por el blog.