domingo, 14 de octubre de 2007

Leyendas de Creta: Origen del Minotauro.

Persifae comenzó a brindar creciente atención y mimos al hermoso animal, hasta que sé convirtió en una enfermiza obsesión, el rey estaba preocupado por que su esposa pasaba el día entero en los corrales del palacio. Hasta tal grado llegó la intimidad de la hechizada reina con el toro que un día sé encontró con la fantástica realidad que estaba embarazada. El escándalo no estalla hasta el día del alumbramiento, cuando los asistentes contemplaron atónitos una criatura con cabeza de toro y cuerpo de hombre, evidentemente ese monstruo no era un nuevo hijo del rey y era por demás evidente de quien lo era.

El rey Minos, al principio no supo como reaccionar, pero luego comprendió y acepto el castigo divino. Entonces decidido esconder, lapidar, por siempre este infausto suceso. Después de meditar un plan, envío por Dédalo, que era el mejor arquitecto y escultor de la época. No había nada que su inteligente cerebro no pudiera inventar y que sus hábiles manos no pudieran realizar. Dédalo acudió al llamado junto a su hijo Icaro. El rey Minos lo contrato para construir una prisión en forma de laberinto, lo más perfecto y seguro posible de manera que el que allí estuviera no podría salir jamás. Dédalo cumplió el encargo de construir lo que seria la residencia del monstruo de la verguenza, el toro de Minos o Minotauro.

El rey de Creta, quedó satisfecho por completo con el intrincado laberinto, pero Dédalo no, por que era prácticamente un prisionero del rey que tenia miedo que el arquitecto revelase el secreto. Un día, mientras Dédalo contemplaba a las aves marinas supo como podría escapar, deberían utilizar las alas de cera que había confeccionado para Icaro, solo tendrían que esperar el momento oportuno para poder escapar.

7 comentarios:

La Dulce Pena dijo...

Si no es mucho pedir, ahora tocaría la parte de Ícaro, no?? jajaja

No sabía yo que el minotaurio surgió de "la pasión" de la reina y un toro... esto nos demuestra que la zoofilia es real...

Bss

María (Luna) dijo...

Ja,ja,ja ...Ya te digo.Lo iba a poner pero se hacía muy largo y lo he dejado. Algún día, quien sabe

Bss

Ana dijo...

¿No pasa algo con las alas de Icaro que se derriten?

lenita dijo...

Falta otra leyenda niña¡¡¡

Me estás hechizando con estas leyendas, en serio, me encantan¡¡

La de Icaro no es que subió tan alto que se le derritieron las alas??

besos¡¡

María (Luna) dijo...

Si algo asi, pero luego pudo escapar...Ya pondré más. Pero es que las fuentes algunas son erróneas y mi libro lo tengo en Málaga...Jo!

Anónimo dijo...

Lastima que este incompleta, la parte mas interesante (es decir el ardid que uso la reina para follarse al toro) brilla por su ausencia. ;)

María (Luna) dijo...

Me sé esa parte pero ...si la sabes ya para que te la voy a contar