martes, 6 de noviembre de 2007

Blancas Meigas (I)


Me contaron una vez que en el norte de España, cerca de las montañas había un pueblo muy pequeño de 40 habitantes. Su gran riqueza en montes, follaje y animales hacían de él, un lugar de insólito ensueño. Las verdes praderas alcanzaban más allá de donde la vista podía llegar y el aire que se respiraba era tan puro como el corazón de un niño.

El lugar era especial, no solo por su abundancia si no también porque decían que eran tierras mágicas, tierras de elfos, hadas, faunos y demás seres supuestamente fantásticos.
.
Cuentan que en dichas tierras nacieron en el mismo día del mes de mayo, tres niñas de distintas familias: Rosa, Flora y Casilda, a cada cual mas hermosa y tenaz.Las niñas fueron amigas de siempre, puesto que sus cumpleaños y sus vidas en si, estaban fuertemente vinculadas.

Al cumplir los siete años Casilda decidió ir al monte del Cuervo a buscar a una cabrita lechal extraviada, por que sabía que no aguantaría más de unas horas nocturnas con vida por el frío o simplemente ser devorado por un lobo. Por lo que sugirió a Flora y Rosa ir a buscarla.
Rosa parecía dispuesta a ello pero en cambio Flora era la más prudente y no le parecía buena idea ir solas hasta tan lejos.

Estuvieron discutiendo durante un largo tiempo, muy agitadamente hasta que sin ninguna lógica y explicación, empezaron a caer pequeñas gotas del cielo que pintaban la tierra de un tono más oscuro, esas gotas a su vez se convirtieron en pocos segundos en canicas de hielo y esas canicas en guijarros de plata, por lo que nació una gran tempestad que dejo zanjado el tema y trajo a las tres niñas de vuelta a casa sin rechistar.

Al poco tiempo ceso y la pequeña Casilda se asomaba triste a la ventana del pajar, esperando que la pequeña cabrita no hubiera sufrido ningún daño, pero se temía lo peor ya que la inexplicable tempestad podía haber acabado con la vida del lechal de un golpe y porrazo.

Al día siguiente los plateados árboles brillaban y había una calma especial en el ambiente. Cuando se despertó la dulce Casilda fue corriendo a ver a su padre pues le había prometido que iría con él, a pastar a las cabras. Por lo que la intrépida Casilda bajo como un rayo al patio y grito:

-¡Loooobooo!
-¡Loooobooo!

De pronto se escucharon unos fuertes trotes torpes y unos ladridos entre dormidos , por detrás de la verja apareció un perro de gran tamaño y fortaleza, sino fuera porque era de mayor tamaño, hubiera dicho cualquiera que era un lobo de verdad.

Una vez reunido a las cabras, iban padre , hija y perro manejando al ganado entre las calles empedradas del pueblo, saludando a aquel que encontraban:

- Buenos días Don Antonio.
- Bueno días Casilda
- ¡Muy Buenos días!

Y al unísono:

- Buenos días Don Pancracio


Cuando llegaron casi al principio del camino del monte, apareció Rosa, la amiga de Casilada. Rosa muy decidida dijo que quería ir con ellos y estos afirmaron muy gustosos.

A la hora de subir por la ladera de la montaña Lobo se volvió loco y comenzó a correr en dirección a la nada, corría tanto que en cuestión de décimas de segundos desapareció por el frondoso paraje.

De pronto las cabras, empezaron a descontrolarse, parecía que estaban hablando entre si. Casilda sin pensarlo corrió en idéntica dirección que su perro; Lobo.

Cuando por fin hallo a su perro, vio al corderito tumbado entre la maleza, lo cogió entre los brazos y lo llevo junto a las demás. Como estaba muy débil decidieron regresar al pueblo. Pero aunque se intento todo lo habido por haber para salvar a la cabrita , esta al poco tiempo murió . Como otras muchas del pueblo, era algo natural.

Pasaron los años y las tres niñas tuvieron una gran amistad, pero siempre Casilda recordaba el fatídico día en que su cabrita preferida murió y culpaba un poco a Flora de no haber ido a buscarla antes del anochecer, de todos modos nunca se llevaron muy bien y si no era esto, siempre había algo que entre ellas dos, se recriminaran.

Los juego de estas tres pequeñas eran bastante fuera de lo común, no jugaban con muñecas, ni tampoco a ser mamás, si hacían pequeños unguentos y probaban diversidad de hierbas mezcladas entre si para ver los efectos que tenían, para ello lo probaban con los animales de la granja y posteriormente a veces incluso a ellas.

Era rara la vez que se las veía jugar con otros niños. Usaban los cobertizos como sala de experimentos, cuando armaban alguna de las suyas se cambiaban al cobertizo de la otra y así sucesivamente. Nunca levantaron ninguna sospecha de lo que hacían pues los padres andaban siempre muy atareados trabajando en el campo y en las granjas.

El día de su diecisiete cumpleaños, las niñas decidieron hacer un pacto, un pacto de sangre. Juraron que a pesar de los pesares siempre estarían unidas como hermanas de sangre y aunque tuvieran que casarse y vivieran a varios kilómetros de diferencia las unas de las otras, todas las lunas llenas quedarían en las praderas, antes del monte del cuervo, para contarse sus experiencias vividas e intercambiarse todas aquellas recetas nuevas que habían aprendido o inventado, en las semanas anteriores.Todas ellas siempre eran para sanar, curar, aliviar...Jamás para dañar.

32 comentarios:

María (Luna) dijo...

Y sigue pero hoy no puedo más.

Besos

La Dulce Pena dijo...

Me ha gustado mucho.. tengo ganas de leer la continuación...

Yo siempre he querido hacer un pacto de esos, pero nunca lo hice...

Besos...

María (Luna) dijo...

Yo siiiiiii...Pero ya ves, no vali ode nada. No las veo.

Patric dijo...

Excelente diseño, es la absorción del cuento, con unos toques de pincel y fotografía.

BXX

T.M dijo...

ciao

oldri dijo...

:O me he quedao fascinada con esta página, iré viniendo a diario. Besos

kafrune dijo...

Niña:
Que casi que no me despido de ti, se que no soy tu comentarista favorito a pesar de que tienes junto a glo el espacio reservado a la fotogrfia en mi lista de blogs, Gracias siempre por haber estado alli en mi pequeña cueva de lamentos, se han apagado las ganas pero no por eso iba a dejar de pasar por aqui y decirte mil gracias por haber leido aquello que mi tonto espiritu no supo guardar como secreto.
Besos y que estes bien

Luna Carmesi dijo...

Espero la segunda parte... y las que haya. Luego las imprimiré juntas para compartirlas con las meigas de mi familia gallega.
;-)
Besos.

María (Luna) dijo...

Patric: Ja,ja. ¿Y estos tecnicísmos?

TM: Ciao:
Epero I chi questo molto bene, pardon il mio italiano lui è molto difettoso.
Molti baci
Arrivederci

Oldri: Mil gracias de verdad. Muchos besos

Kafrune: que alegróa verte por estos lares. Mil gracias a ti de corazón. Muchos besos

Luna C:Je,je , ok , pero que sepas que me lo he inventado.

yaves dijo...

Está muy interesante, se ha quedado en lo mejor ¿qué pasará con las tres meiguiñas? jeje
bessos

Llamada virtual dijo...

Buenos días:


Para los niños este cuento es bastante lucrativo, sobre todo por el tema de la muerte y la amistad. Veremos como acaba.


Saluditos

Carlos dijo...

¿Cómo estamos?

Lo de la tormenta me ha dejado catatónico, se lo leere a mi sobrino, le gustara.

juan rafael dijo...

Al final, parece que no se lleven tan mal. Bonito sitio el del cuento, mira a ver que no lo urbanizen, je, je.

G dijo...

K tal?

Lo del corderito me ha recordado a Bambi, pero lo has endulzado diciendo "es natural". Muy tuyo

María (Luna) dijo...

YA ves: espero poder ponerlo mañana pero no te puedo confirmar. Es que ahora mi vida es un poco caos y no puedo segurar nada. Besos

LLamada V: Pues claro. Para eso esta. Besos

Carlos: Muy bien (depende de que me preguntes). Bss

Juan Rafael : Ja,ja,ja espero que no lo urbanicen pero ya sabes que lo que antes era campo ahora es pasto de los coches. Besos

G:Por msn, mejorrrr??

Lia dijo...

que bonito, besotes.

pequeña dijo...

Quiero la segunda parte!!

Me encantan las historias de hadas, duendes, lamias... Me encanta la magia, de hecho soy un poco brujilla. Y gracias por los ánimos en tu comentario (yo quiero esa varita magica!!)

Un beso.

María (Luna) dijo...

Gracias Lia y pequeña: Me gusta que os gusten y a veces estos cuentos nos evaden de esta realidad afortunada para algunos y desafortunada para otros.(O simplemente por momentos).

A veces sin mis cuentos me volvería tarumba perdida.

Luni dijo...

Hola,

Me ha encantado la historia y me quedé con ganas de más. Precioso tu blog. Me encantan las adas y los duendes... pasaré a verte.

Gracias por tu visita.
Un besito
Muám

carlota dijo...

Hola María, o Luna, como tú prefieras. Gracias por tu visita, y decirte que me ha encantado esta historia, que podría ser de mi tierra, pues vivo en el Norte...estaré pendiente para leer la segunda parte. Besos.

María (Luna) dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
María (Luna) dijo...

Luni y carlota: Me aburría mucho y como os he visto en otros blogs que conozco, he ido a cotillear y me han encantado.

El diseño de luni me ha llamado la atención, y bueno estaba ella muy tierna...Je,je

Y tu historia Carlota me ha hecho reir, pensar y escapar un rato de la ofi.

Llamadame María, me puse luna por diferenciarme y no poner apellido ...Ah! y por mi gata

Nómada planetario dijo...

Estupendo relato, has armado un portaviones con cuatro palos del Ikea, Je je. Hoy las musas tampoco han pasado de tí.
Saludos.

Padi dijo...

Esperando la continuación..., muy bueno la verdad.

María (Luna) dijo...

Gracias chicos...Espero onerla hoy estoy en ello. Ayer no tuve el mejor día de mi vida y no me apetecía escapar de la realidad necesitaba pensar en ella. Ahora pienso sumergirme en estas pequeño cuento, mas infantil que otra cosa.

Besos a los dos.

Carlos Rodríguez Ibáñez dijo...

Muy bueno, me ha encantado... espero poder leer pront su continuación...

Gracias también por el enlace, yo, si no te importa he hecho lo mismo (enlazarte)

Un beso (y gracias)

Pasitos de bebe dijo...

Que historia!! me tienes esperandito la segunda parte ya!! Las tres brujillas y su pacto, hermanas de sangre!! no sé si hoy se sigue llevando eso, pero recuerdo hacer esos pactos de pequeña con mis primas :) nostálgica que me puse
Un besete

María (Luna) dijo...

Carlos Rodriguez:

Muchas gracias, claro que puedes enlazarme.

Besos

Pasitos de bebe: Ja,ja...Vale estoy en ello.Pero creo que tendra que continuar porque si la resumo mucho queda muy mal.

Besos guapa

El Ángel del Dulce Dolor dijo...

Aunque te he visitado varias veces, nunca he tenido el tiempo (curiosa forma de llamar al valor) de comentarte. Pero tan conmovedora historia me ha llegado al corazón, y me sentía obligado a hacértelo saber. Me ha encantado, de veras, y esperaré impaciente la continuación.

El Ángel del Dulce Dolor dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
María (Luna) dijo...

Muchas gracias de verdad...Aqui estoy trabajándola , pero me temo que aerá un pelin más larga que otras.

Besos

La Dulce Pena dijo...

Bueno, María, no pasa nada.. lo importante es que estés mejorando.. ;)

Bss