jueves, 8 de noviembre de 2007

Blancas Meigas (II)

Como estaban en edad casadera, acudían a toda clase de fiestas patronales, de su pueblo y alrededores. En una de los eventos de la gran ciudad, Flora conoció a un mancebo; apuesto y adinerado. Llego a enamorarse de tal forma, que al poco tiempo se unieron en matrimonio por lo que se fue a vivir al pueblo de su nuevo marido que estaba a unas horas de diferencia de su aldea natal.

Rosa sin embargo no llego a irse tan lejos pues contrajo matrimonio con un comandante del ejército español y como este debía de viajar mucho, se casó con la condición de que se hicieran una casita en los terrenos de su familia para no quedarse sola y así fue.

La que parece que no tenía muchas ganas de crear una familia era Casilda. No se enamoró de momento, pues tenía otras inquietudes en la vida y no daba atención a los jóvenes del pueblo ni de los alrededores, aunque le habían pedido la mano a su padre consecutivas veces; pero ella siempre le decía a este:

- Papa, tiene el corazón verde y además en vez de cerebro tiene aire. No me gusta papa, no me gusta nada.

Rosa y Casilda seguían viéndose todos los días. Después de sus obligaciones, se reunían para estudiar nuevos ungüentos curativos.
Casilda cansada de ver como sus animales morían, buscaba hierbas medicinales para la curación de estos.
Rosa sin embargo sé dedico más al campo humano, no sólo estudiaba la manera de sanar, si no también había creado diversas cremas de belleza como por ejemplo; una pomada aplicársela una pomada que eliminaba el bello corporal para siempre, otra crema que quitaba manchas en la piel y diversidad de lociones.
Sin embargo Flora en la lejanía, no pudo conseguir sin sus amigas tantas recetas milagrosas y comenzó a frustrarse hasta que un día conoció a Lola ,la curandera.
A Lola la curandera, no solo la apodaban así, también decían que era una de las pocas meigas de la zona, no tenía muy buena reputación en su comarca, por ello emigro a los montes ya que la acusaban de brujería. Os relataré el día que se conocieron para que podáis entender mejor lo qué más tarde os narraré:

Flora estaba a los pies del río, admirándose en el reflejo del agua. Sus cabellos pelirrojos, sus ojos verdes y su tez blanca como la nieve hacían de ella un ángel celestial. Llevaba un traje verde de raso, algondón y seda que la hacían fundirse con los colores de la naturaleza.
De repente mientras se observaba en el reflejo, una sombra apareció tras ella en el agua. Giro rápidamente la cabeza como acto reflejo y se encontró con una vieja menuda y arrugada, vestida de negro y con un paño del mismo color en la cabeza. Esta era la famosa curandera o meiga Lola.

- ¡Dios mío señora! - Dijo Flora con un tono de exaltación nerviosa y prosiguió:
- ¿No sabe usted saludar antes de acercarse a alguien? Me ha dado un susto de muerte ni siquiera la he oído venir.

- Disculpe usted señorita, pero la he visto y me recordaba tanto de espaldas a un antiguo familiar que no he podido resistirme a ver su rostro. Dijo Lola

- Pues ya lo ha visto usted.

- Si, cierto y es una manceba de belleza incomparable, desde luego mucho más guapa que mi prima Elisa. ¿Me puede decir su nombre?


- Soy Flora la mujer de Don Eusebio el alcalde del pueblo.

- Mucho gusto señora y no señorita, mi nombre es Lola, vengo de la zona portuaria, mi pueblo natal pertenece a la costa, he tenido que venir aquí como curandera por una mal infortunio. ¿A qué se dedica Doña Flora?

- Pues bien, no trabajo, pero al igual que usted a veces también intento sanar a personas, siempre me dedique al estudio de las hierbas y todo aquello que la naturaleza nos ofrece. Dijo Flora con un tono de curiosidad e inquietud.

La vieja meiga Lola, sonrío dulcemente y mirándole con firmeza, le comentó:

- Muy interesante. ¿Entonces usted tendrá mucho tiempo libre? y si tiene mucho tiempo libre a lo mejor querrá ayudarme en mi labor. No solo soy la curandera si no también consejera, maestra, conozco el cielo y las estrellas. Puedo predecir el tiempo y si las cosechas van a ser perecederas o ricas.
Mis años no perdonan y no quiero que todos mis conocimientos se pierdan en el olvido. Nunca tuve hijas, ni hijos. Y nadie quiere aprender mi arte, pues les parecen cosas de locos, más de una vez me acusaron de brujería. Es más, a mi hermana la mataron por lo mismo, de ahí que huí lo más lejos que pudieron mis pequeños pies. Estuve tres días andando hasta llegar a los montes y aquí me ve; sola y vieja.

Entonces a Flora se le ilumino el rostro, vio como toda su frustración se desvanecía. Era una chica muy prudente y tenaz como os dije, a la vez competitiva y en su mente se imaginaba como iba a volver locas de envidia a sus dos amigas del alma, Casilda y Rosa, al contarles que iba a poder seguir aprendiendo todo aquello que siempre hubo soñado. Lo que no sabía nuestra preciosa Flora, era que Lola, la meiga, ocultaba otras armas que aún no puedo desvelar.

Cuando Lola y Flora se despidieron, nuestra novata meiga se dirigía a su hogar con un paso torpe pero veloz. Una vez allí miro la luna y pudo comprobar que aún quedaba una semana para reunirse con sus compañeras del alma. Se moría de ganas de poder contarles lo que la había pasado, solo de pensar las caras que pondrían se regocijaba.

De pronto, sin sentido alguno comenzaron a venir luciérnagas que revoloteaban alrededor suyo. Ella atónita intentaba quitárselas de encima, pero era inútil, daba vueltas sobre sí misma, agitando los brazos intentando capturar alguna, pero estas eran más rápidas que sus blancas manos.

No entendía lo que sucedía y cansada de intentar quitárselas de encima exclamó:

- ¡Por favor dejenme en Paz! No os he hecho nada.

Y una vocecita aguda salió de la nada y la respondió:

- Querida Flora, no te asustes, sabemos que aún no has hecho nada pero venimos a avisarte.

Flora había visto muchas cosas es su vida extrañas por esos parajes tan ricos y maravillosos, llenos de luz, color y magia, pero por supuesto nunca había oído hablar a una luciérnaga . Por lo que pregunto:

- ¿Quién me habla? ¿Vosotras luciérnagas?-

Por lo que le respondieron:

- Perdone usted Doña Flora, pero no somos luciérnagas.

Nuestra compañera en aventuras Flora, no daba crédito a lo que oía ni siquiera a lo que veía, temblorosa con una mirada aterradora pregunto:

-¿Ah no? ¿Y quién o qué sois vos?

-Somos hadas del bosque de los álamos y chopos, solemos estar en las proximidades del río donde sueles ir a pasear. Hemos venido a avisarte.

Flora pregunta: - ¿Avisarme de qué? ¿Cómo sabéis mi nombre? No entiendo nada.

Las pequeñas hadas de luz brillantes empezaron a deslizarse entre el aire alineándose y dibujando figuras en el cielo hasta que por fin, se detuvieron. Parecía que cuchicheaban entre ellas y se oían pequeñas risas que provenían de las sinuosas luces fluorescentes. Algunas se encendían y apagaban como transmitiendo mensajes en un código desconocido para los humanos.

- Sabemos tu nombre como sabemos muchas cosas, pero de todos modos se lo dijiste a la meiga en el río, hace un rato. Venimos avisarte de que Lola, te pedirá varias cosas a cambio de enseñarte el arte de las meigas y tu deberás valorar esto si merece la pena o no. Tu destino, esta en tus manos y el de todos nosotros por desgracia también. Recuerda esto y no lo olvides jamás: Tú objetivo se puede ver truncado por la avaricia del conocimiento y el poder, no abandones tus principios y si debes elegir entre lo que has querido conseguir toda tu vida y tus seres queridos, no lo dudes y deja ese poder de lado por tus raíces y quién te dio la vida.

Este consejo te lo damos, porque con el tiempo cambiaras y verás que se te presentaran oportunidades y es ahí cuando deberás decidir, pero es muy importante que nunca, nunca abandones tu corazón puro. Más vale recorrer un largo camino para llegar a la cima sin hacer daño a nadie o a ti, que coger los atajos en los cuales puedes ser presa fácil de ogros, orcos y demás seres de las tinieblas. Por que entonces se apoderaran de tu alma y nunca más regresarás como la dulce Flora.

33 comentarios:

María (Luna) dijo...

Aqui va la segunda parte, perdonarme las faltas de ortografía y gramática, me he dado cuenta que tengo unas cuantas y en la parte I igual, pienso corregirlas. Os pediría que si veis alguna garrafal, me lo digais. Os lo agradezco de verdad y no me importa esto también me sirve para aprender y ante todo escribo para aprender.

No sabeis la felicidad tan grande que supone para mi todos los comentarios recibidos por el anterior capítulo. Sé que no soy una gran escritora, si sé diseñar pero tampoco sé si lo soy. pero ando más segura diseñando que escribiendo.
Soy una persona con mucha imaginación y me gusta mucho hacer estas cosas (sobre todo contarlos personalmente a los niños) pero nunca he sabido desarrollar mis ideas, mis relatos, mis historias. Pero pretendo hacerlo pronto con la ayuda de todos vosotros.

Gracias mil gracias, no sabeis lo felices que me haceis al decirme esas cosas tan bonitas.

Aún le queda lo mejor a la historia, espero pronto actualizar. Besos a todos y no me cansaré de daros las gracias.

La Dulce Pena dijo...

Reina, la has dejado en un punto interesante, que decidirá?

Pues para no saber plasmar tus ideas lo hces muy bien.. XD

Bss

María (Luna) dijo...

Ja,ja...Lo he dejado en continuará. Pero a la vez cada capítulo es como un pequeño cuento en el cual leyendolo por separado tiene su significado individual.
Mmmm el que decidirá ya lo veras más adelante, tiene mucha trama esta historia.

juan rafael dijo...

¡Uy las haditas! ¿sabrán dónde están mis musas?

María (Luna) dijo...

Juan Rafael, tus musas estan dando vueltas por tu cabeza. Pero resulta que no las dejas entrar. Yo que tú simplemente mne ponía a escribir o a pintar. ASeguro que sale algo bueno. Ahora voy a ahceros mi visita.

Besos.

La Dulce Pena dijo...

PAra esta noche te preparo la Odisea calentita, mientras en el Rincón tienes reflexión, filosofía, y si me da tiempo un poema... ;)

Bss

Glo dijo...

Pues a mí me está gustando el cuento, y mira que soy refractario a los temas de los duendes, las brujas y demás.

María (Luna) dijo...

Dulce pena: ok, ya leí la reflexón y te la comente y el poema lo espero antes de irme al Mondo.

Glo: Ja,ja,ja ...Me alegro que me lo digas porque para eso eres puñetero.

Besos a los dos y para quien los queira.

Nómada planetario dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nómada planetario dijo...

El coste del conocimiento es lo que se está planteando en esta segunda entrega, no es cosa baladí lo que tenemos que sacrificar a veces para aumentar nuestro bagaje cultural.
En cuanto a ortografía dale un repaso con el corrector.
en:
- Pues ya lo ha visto usted
Sería mejor decir;
- Pues yo la he visto a usted
En algún preterito imperfecto falta la tilde y poco más.
De todos modos el relato esta muy interesante.

Saludos.

María (Luna) dijo...

uff...Pues llevo corrigiendo un buen rato. Y hay muuuchas...Ays.Que calvario.
Ja,ja,ja

Ahora miro lo que me dices.

Besos y gracias ;-)

La Dulce Pena dijo...

María, ya tienes el poema...

María (Luna) dijo...

Ok, voy...Mi dulce pena.


Nómada o quien sea ayudarme:

Y puse:

Disculpe usted señorita, pero la he visto y me recordaba tanto de espaldas a un antiguo familiar que no he podido resistirme a ver su rostro. Dijo Lola

- Pues ya lo ha visto usted.

Y nómada dice que he de poner :

-Pues yo la he visto a usted.

Pero yo hablo del rostro, ¿Esta mal asi?¿por qué?

La Dulce Pena dijo...

Ale, Cielo, ya he puesto la Odisea... espero que te guste.. jeje


Bss mi ranita... ;)

yaves dijo...

me está gustando bastante el cuento, siempre lo dejas en lo mejor snifff
bessos

carlota dijo...

lunita, que gracias de nuevo por tu visita, y al igual que tu, yo también te pongo en mi lista. A la espera de la tercera parte...besos.

Luna Carmesi dijo...

No sé porqué me dan ganas de fumar alguna susbtancia sicotropica y ponerme alguna musiquilla celta mientras te leo...
Esta Flora tiene su punto, a ver si no se nos pierde.

Mis genes gallegos te envian 'Bicos e agarimos'.
:)

pequeña dijo...

MAS MAS MAS MAS!!!

Un beso!!

El Ángel del Dulce Dolor dijo...

Sólo puedo decir una cosa: no digas que no ERES una buena escritora, porque lo eres. Como mucho podrás decir que no CREES SER buena escritora. Te lo digo en serio, yo nunca me he considerado un escritor excesivamente malo, y al leerte decir éso lo primero que se me ha venido a la cabeza ha sido: "Bueno, si ella no es buena, ¿entonces a qué altura quedo yo?
Como dijo alguien alguna vez (no digo quién porque no estoy seguro), "el hombre se tiene por más de lo que es, pero se estima en menos de lo que vale". No te estimes en menos de lo que vales, porque vales mucho.

Padi dijo...

Muy buena continuación, ya únicamente queda saber que tipo de persona será Flora...

blumun dijo...

Lo que acabo de leer como cuento, muy bien escrito e interesante. Te diré , que conozco a alguien parecida a una meiga, y tambien tuvo que luchar contra la avaricia de saber más, y tambien la avisaron de los peligros. En tu cuento fueron luciernagas, es su caso otro tipo de seres de luz.
Besos :)

El murmullo de las cucarachas dijo...

HAberlas ailas!!!..pero las tuyas molan mas!!!!.... jooooo... cuando leemo sestas cosas es cuando no molari arepreoducirnos,,tener chavales/as y contarles estas cosasssss....

mierdaaa.... blanditos nos ponemossss!!!!...hora de cloacassss...pa endurecernoss!!!

y saludosssss maria lunaaaa!!!!!

Nómada planetario dijo...

Perdón, mea culpa, no me fije bien en el párrafo anterior, está perfecto tal como lo tienes.

Saludos y ánimo.

ALBERTO LÓPEZ dijo...

Pues que continúe la función que nos quedamos en ascuas.

Luna Carmesi dijo...

Actualizaaaaaaaaaaaa!!!!
jajajaja

:-P

Un beso muy sonoro!
:-P

Navarro dijo...

me he enganchado a la historia.
Sigue así xiguita!
abrazos y besosssssssssss

PIER BIONNIVELLS dijo...

Jo......... que bueno el cuento...

me ha encantado..

Soy fanatica de las hadas...
Y el tema de la avaricia el querer saber más... es muy inteligente que nos muestre que es posible reflexionar antes de dar un paso.. valorar lo bueno de lo mejor...

muy bien.. besos..

Glo dijo...

http://profile.myspace.com/index.cfm?fuseaction=user.viewprofile&friendID=41111904

Encontré esa página y he estado bailando toda la tardeee.

La Dulce Pena dijo...

Cielo, ¿qué es de tu vida, y por dónde andas?

Nómada planetario dijo...

Te estás haciendo de rogar, ¿estás en cuarto menguante?
Saludos.

Luni dijo...

Me quedo embelesada leyendo tus historias... te lo prometo. Es más, me encanta leer los consejos que das... eres magica, no cambies nunca. Y con tu permiso o sin él.. te enlacé. ;-)

Un besito preciosa.
Muám

María (Luna) dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
María (Luna) dijo...

Mil gracias a todos.
Ahora estoy en cama con fiebre, y ayer a duras penas pude leer un poco el blog de Ezcultura.

Voy a publicar la otra parte pero ni esta corregida ni nada. La pongo tal cual, en cunato pueda os visito.

La puñetera gripe me esta fastidiando más de la cuenta, llevo desde el sábado fastidiada.

Mañana voy otra vez al médico y espero que me de el alta, par apoder ir el lunes a trabajar y seguir con una vida normal y no aqui enclaustrada en casa.

la verdad que si no fuera por los comentarios ni publicaba nada ni nada porque hay que ver como se le quitan las ganas a cualquiera de hacer algo cuando esta malito.

Muchos besos virtuales a todos.