lunes, 15 de octubre de 2007

El fin del bosque de las hayas





-Buenos días-dijo la mujer de edad madura.


El elfo alzó ligeramente los brazos y respondió al saludo con voz suave y aguda. Era un elfo del bosque de las hayas, pequeño y con la tez dorada.


-Hace un día espléndido, ¿no le parece a usted?


-¡Mmm! Sí, inmejorable señora, inmejorable- dijo el elfo.


-No diviso ni una nube en el cielo.


-…Por ahora no, pero en esta estación nada es predecible.


-¿Cree acaso que va a llover?


-Diría que si. No sé, me da esa impresión- comento agitadamente el elfo dorado estirando sus brazos. Después entrecerrando los ojos, echó otra ojeada a la cara de la mujer.
La mujer miraba atónita al Elfo.


Este no paraba de rascarse todo el cuerpo, como si algo le hubiera provocado alergia.
-¿Qué te ocurre?- dice la mujer.


-No sé, creo que algo me sentó mal. Ando nervioso puede que sea también eso.


-¿Por qué estas nervioso?


-¿Es que aún no sabes que van a talar todas las hayas?


La mujer asombrada se lleva las manos a la cabeza.
-¿Cómo, no puede ser?


-Sí, es así van a construir un gran campo de golf.- Replica el elfo.


-¿Pero entonces a dónde iréis?


-Pues deberemos pensar en ir a otro bosque, aún el consejo no lo ha decidido.


-Vaya- dice la mujer.


-Una de las cosas porque he venido a verla señora, es que necesitamos algo de ayuda humana.


Debido a que solo conocemos este bosque, necesitamos que alguien nos busque otro hogar, comprenda usted que no queramos arriesgarnos ninguno de nosotros a salir de nuestro territorio, ya que sería muy peligroso y traería graves consecuencias.-


Mientras el elfo saca de su bolsillo un diminuto silbato, se lo introduce en su boca y comienza a soplar. Este sonido es imperceptible para el humano, tan solo los ratones, gatos y otros animales son capaces de percibirlos debido a que la frecuencia es demasiado baja.


La mujer levanta su cabeza hacia el cielo y comienza a divisar un gran ave acercarse hacía donde se encontraban. El ave no es un pájaro cualquiera es un águila real de inmejorable plumaje.


El elfo se retira el silbato y lo vuelve a guardar en su bolsillo, comienza a agitar los brazos de una manera gentil pero a la vez graciosa. El águila se posa sobre la rama más baja, tiene los ojos amarillos como el ocaso en otoño. Mira a su alrededor y baja su cabeza como si quisiera que le acariciasen. En ese momento el elfo, pega un salto como si se tratara de un muelle y se posa encima de su cuello.


La mujer incauta, se acerca a ellos, pero el elfo le hace un movimiento brusco, dando la advertencia de que no lo haga.


-Mañana cuando salga el sol, nos veremos aquí, junto al haya imperial y nos darás instrucciones de cual es el mejor camino para ir a nuestra nueva Tierra.- dijo el elfo.


-¿Pero solo me da un día, si apenas hay bosques en esta zona? Han sido talados casi todos, y sino los incendios se han ocupado de que apenas quede un árbol en estos territorios.


-¡Mmm! Usted es la única humana que conocemos, tenemos fe de que sabrá como ayudarnos, sabemos que los humanos os habéis encargado de destrozar el planeta, para construir carreteras y casas, habéis debilitado las tierras para poder cultivar, pero eres nuestra última posibilidad de supervivencia. Sé que pedirte tanta responsabilidad, es duro, pero tenemos confianza de que nos ayudarás.


Nada más decir estas palabras el elfo dorado, saca otra vez el silbato, lo aprieta con firmeza y sopla. El águila real agita sus alas al viento y emprende el vuelo.


-¡Hasta mañana! Intentaré hacer todo lo posible, pero ya le he dicho que por esta zona será muy difícil- dijo la mujer.


Al día siguiente la mujer fue a encontrarse con el elfo, junto al haya imperial , su sorpresa fue cuando observo que estaban los leñadores, talando los árboles y no había rastro de ningún elfo ni águila real.


La mujer llegó después del alba por lo que ya era demasiado tarde. Dicen que los humanos llegamos y hacemos las cosas a destiempo, cuando ya no hay solución es cuando nos concienciamos...¿Crees que podremos salvar el planeta? ¿Es acaso demasiado tarde?

13 comentarios:

La Rosa Negra dijo...

Esta leyenda, en concreto, me ha encantado.
Las otras las leeré mañana o con más tiempo, pues comentar por comentar, no me gusta y si no tengo nada qué decir, menos.
Me gusta por lo que plantea y por tus preguntas finales.

Creo que podemos intentarlo. Un "no" sería tirar la toalla antes de comenzar la batalla y una guerrera no hace eso ;)

María (Luna) dijo...

Pues si Rosa Negra, tienes toda la razón. Esto es un cuento inventado.

Pero las leyendas en pura mitología. Vamos que se lo inventaría otro.

Besos

La Dulce Pena dijo...

Y yo que pensaba que ibas a dejarnos sin saber si la joven visitaría de nuevo al elfo, ahora resulta que lo hace pero a destiempo... :'(

Quizás sea demasiado tarde para recuperarlo, pero si no lo intentamos nunca lo sabremos a ciencia cierta que podríamos haber echo...

Bss

yaves dijo...

juas, es cierto que a veces tenemos capacidad de reacción lenta, espero que reaccionemos, porq en el supuesto que el cambio climático fuera natural, que nadie se lo cree ya..siguiendo a este ritmo acabaremos con las reservas naturales y solo nos quedará desierto, eso significa la muerte..
bessos

Luisa dijo...

Creo que cada vez estamos mas concienciados. Veremos

Angel dijo...

Personalmente creo que es un tema político. Lo que no entiendo es que uno de los primeros efectos para preservar el medio ambiente ha dado como resultado una subida de los precios increibles en los cereales, leche, pan, con lo que alguien se esta haciendo inmensamente rico con este tema.
El cambio climático se está produciendo, pero en mi opinión también hay algo de política en todo lo que están diciendo.
Echar la culpa al ser humano en general sería injusto, así que empezaría por los políticos y dictarores de este mundo que contaminan EEUU y China. Una vez resuelto esto llevar a cabo una politica mediambiental efectiva y lógica, sin perjudicar a nadie, cosa que ahora no está sucediendo.
Ahora las que antes vendían petroleo venden biocombustibles con lo cual todo el dinero cae en los mismos. Demasiados intereses tristemente.

Luna Carmesi dijo...

Como hoy estoy jovial (hasta que venga alguien y me j.. el dia). Iba leyendo y te iba hacer el chiste facil de ¿donde te construyen el campo de golf?... pero tus bellas palabras me han hechizado, y tu ultima pregunta me ha desinflado un poco.
Yo es que no me fio ni de las poses del Gore...
En mi compañia hacemos piezas para motorizaciones de los coches... en fin, conozco cosas... Esto no va acabar bien. :-/
Un dia hablaré del tema...

María (Luna) dijo...

Luna: Ya lo han construído, en La provincia de Málaga.

Nómada planetario dijo...

No sólo los campos de golf, por aquí se cargan todo lo que sale al paso, para trazar un enlace entre la carretera de las Pedrizas y el Parque Tecnológico han arrasado con un montón de árboles autóctonos y tan campantes.
Para construir la presa de Casasola arrancaron de cuajo cientos de olivos en la cola de dicha presa, que no molestaban a nadie.
Un monte al lado de casa lo han urbanizado y ahora tengo camaleones en mi jardín de vez en cuando.
Y así la tira de barrabasadas.
Ahora bien, los va a votar quien tú y yo sabemos.
Saludos de bajo consumo.

La Dulce Pena dijo...

¿en que zona?

lenita dijo...

Era de verdad??? pensé que era una leyenda, aunque ahora veo que con tintes de verdad, fué en málaga no?

Que rabia ver como destruyen cosas que amas sin poder hacer nada... o intentar hacerlo cuando es demasiado tarde¡¡

Bess¡

María (Luna) dijo...

A ver es un cuento inventado por mi, pero basado en un echo real.

Y no es que llegaramos tarde, porque lo iban a talar por narices, era totalment legal y no era de hayas eran eucaliptos y no sé que más

R.G dijo...

¿El elfo eres tú?